Oleaje mental

a la memoria de Samuel Chavkin (1927 - 2008)

Mientras los agentes psicoactivos son ingeridos
entro en un estado alterado y siento un amor asombroso por el Guardián
que nos llena a todos de euforia
conectados a su matriz neural.

Después de hacer eso, no tengo reparos en destruir a los inconformistas,
o en hacer lo que el Guardián dicte.

La voluntad del Guardián es mi imperativo absoluto:
el pensamiento individual es un desperdicio innecesario.

Cada 42 milisegundos, desde la cresta de mi columna vertebral,
una inyección de felicidad llevada por vía subdérmica.

La gente "normal" que esté fuera de esta red, no puede imaginar tal deleite.
el Guardián trae gran gozo a sus devotos:
los que le sirven son recompensados con la Calidez y la Luz.

Agradezco la ayuda de las siguientes personas en la traducción de esta poema y diálogo:
LauraMaria, Sergio Esteban, Jdinunci, eugen_blick, pedro garcia y miguel ángel




Gus: Parece ciencia ficción, ¿eh?
Bill: Sí. Pero si se mira de cerca las tendencias de la informática, la investigación neurológica y la política del gobierno, tal vez la idea no es tan descabellada como algunos piensan.
Gus: ¡A los dictadores del futuro les encantará todo esto!
Nadya: Bueno, el cerebro humano esta diseñado para buscar la felicidad.
Liao: Eso puede ser cierto, pero demasiada obsesión con la felicidad tiene un precio muy alto.