"Quiero esto".
"Necesito eso".

Cada deseo colorean nuestras mentes

Algunos se colorean a sí mismos en tonos rojizos de pasión;
otros con tintes violeta de nobleza.

Muchos se colorean a sí mismos de oro o plata
y unos pocos con tonos oscuros de hastío

¿Podemos alguna vez ser libres del color
como seres lúcidos y transparentes?

¿Podemos acallar los deseos
mezquinos que nos impiden
la visión de una belleza inaccesible?
Sombras del deseo - un obre por T Newfields