Litorales: una imagen de T Newfields

El gran error en el que muchos incurrimos
es el de suponer que viviremos para siempre.

El mar no tiene esa pretensión,
ni temor desaparecer en forma de olas ni de espuma.

Somos necios al separarnos del agua
que corren bajo nuestros pies.

¡Busca esas partes tuyas que son fluidas
y libres de toda rigidez!

¡Descubrir aquellas partes de ti que sean transparentes
y capaces de moverse sin trabas, libremente!

En cada uno de nosotros hay incontables gotas que siguen fluyendo
susurran una súplica oceánica antigua.


Andrei: (rascándose la cabeza) Por qué puede surgir un fervor religioso respecto al océano?
Soo: No hay nada de malo en eso.
Andrei: Sí, pero un océano es sólo eso, un océano.
Jules: Todos necesitamos tener ciertas creencias sobre algo, ¿no? La mayoría de la gente es religiosa en relación a sus trabajos, el dinero, la familia o ídolos. A fin de cuentas, el océano no está tan mal como objeto de piedad religiosa.
Ellesha: Tal vez hay una necesidad humana de sentirse sagrado por algo. A mí, las religiones tribales tradicionales me parecen extrañamente incongruentes. Sin embargo, necesitamos una especie de "brújula moral" y me temo que el espíritu de lo el sagrado, se ha convertido en algo muy escaso en la vida de la mayoría de las personas.
Andrei: (sonriendo diabólicamente) ¡Pff! ¡Pff! ¡Grandiosas palabras para un cerebro tan pequeño!