La Tercera Guerra Mundial - una obra de T Newfields

La Tercera Guerra Mundial


Podría empezar con una explosión en Moscú,
o con un temblor en Medio Oriente.

Podría comenzar con una ráfaga en Damasco
o un rugido cerca de Tel Aviv.

Podría comenzar con la explosión
de una bomba suicida en Washington,
o con el lanzamiento de un misil contra Pekín.

Una cosa es segura:
Cuando la Tercera Guerra Mundial comience,
no nos dará tiempo de comprender su monstruosidad.


Satoru: Ha habido profetas del día del juicio final en ada época de la historia, pero la vida de alguna manera continúa....
Frida: Eres demasiado indiferente. Los vectores de probabilidad sugieren que futuros conflictos serios son altamente probables.
Satoru: Quizás, pero ¿qué bien para qué sirven las profecías de la pesadumbre?
Dmiritri: Debemos equilibrar el escepticismo con el optimismo. Ambos son necesarios: los escépticos y los optimistas. Los pesimistas nos recuerdan de qué evitar y los optimistas nos recuerdan lo que debemos aspirar.
Ying: Um. ¿No es un tanto difícil llegar a ese equilibrio?
Agradecimientos

Agradezco la ayuda de las siguientes personas en la traducción de estos poemas y diálogo:
miguel ángel, jdinunci, Pedro Garcia, Krabat, Dakkuzu y eugen_blick