Consejos para automovilistas - un arte de Tim Newfields ¡Corred! ¡Corred! ¡Corred!
Ah, ¿dónde está la diversión?

El motor debe mantenerse en marcha,
el silencio anuncia que la fiesta ha terminado.

Moviéndose sin reflexión alguna y
corriendo frenéticamente de un lado a otro,

Qué tentador es pensar
que el mundo entero se hará añicos
como si nuestra minúscula misión
es lo único que importara.

Bien, ¿que pasariá si no hicieramos nada y
simplemente estacionamos por un rato?

Eso es cierto –
saca las llaves del maldito encendido y
termina tu obsesión con la velocidad.

Permite al motor enfriarse y
limpia tus parabrisas.

Desconectate de vez en cuando y
observa lo invisible.

¿Es tu objetivo que correr tan rápido como sea posible?
¿o ser más consciente de lo que ocurre y
sentirte vivo?
Agradecimientos
Agradezco la ayuda de las siguientes personas en la traducción de estos poemas y diálogo: Caleidosferica, jdinunci, Stalagmite, Krabat, Pedro Garcia y miguel ángel